Parabrisas

1 08 2006

Salimos del diario con una compañera y llegamos a tomar el tren de las 22.30 que sale de Constitución hacia el sur. Logramos sentarnos. La charla se inició acerca de la cotidianeidad.

—¿Hoy qué hiciste? —preguntó ella mientras hojeaba el diario del día.

—Fui a hacer la nota sobre los parabrisas —respondí. El día anterior una lluvia de granizo había destrozado los vidrios de cientos, tal vez miles de autos en la ciudad. La nota pretendía retratar lo que sucedía en las largas filas de automovilistas que iban a los comercios del rubro para cambiar lo que se había roto.

—¿Y vos? —pregunté.

—Seguí con lo del Líbano.

Mientras, por el pasillo del vagón arrastraba los pies una nena de no más de cuatro años. Con la voz gastada, cantaba una canción indistinguible a cambio de alguna moneda.

—Esta chica estaba acá cuando yo venía, a las cuatro de la tarde —se alarmó mi compañera.

—Se debe pasar la tarde en los trenes —me lamenté.

—Sí, y vos escribiendo sobre parabrisas.

Anuncios

Acciones

Information

2 responses

1 08 2006
Lucho

Y ni hablar de las notas sobre “los avences edilicios” del GCBA. Difinitivamente, heavy!….bienvenido al mundo blog!

1 08 2006
Julieta

En el Subte D (que va a PALERMO!!) tengo un “amigo a diario” que vía malabares y canción de Vicentico expresa su hermosa simpatía con una triste sonrisa. Así es la Argentina siglo XXI formato hambrunaaaaaaaaaaaaaa

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: