Autenticidades

1 09 2006

Recorrer una manifestación política y tomar testimonios de los concurrentes es una tarea interesante que desnuda lo que sucede en las bases más allá de los discursos desplegados en un escenario.

La “contramarcha” organizada por Luis D’Elía en contraposición a la de Juan Carlos Blumberg para que la gente bien pida mano dura dejó al descubierto algunas cosas, ciertas autenticidades.

Presentarse entre los integrantes de los movimientos piqueteros como periodista generaba rechazo. La respuesta era el silencio o, en el mejor de los casos, un “andá a hablar con aquel de allá, yo no te puedo decir nada porque tengo un dirigente encima mío”. Así, las organizaciones sociales kirchneristas mostraban militantes temerosos de hablar con la prensa y una verticalidad muy similar a la de las fuerzas armadas.

Pero las cercanías con los militares que estaban en la Plaza de Mayo eran más. Uno de los seguidores de D’Elía se olvidó del superior y accedió a dar su opinión sobre Blumberg: “¿Y qué querés? Si ese es un judío”. La apreciación era un error; el fascismo, auténtico.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: