Sensación

8 11 2006

Me pasó hace tiempo y aunque no recuerdo los detalles, me quedó en la memoria aquella sensación de “ya no quiero seguir”, “esta profesión no es para mí”, “mañana no vuelvo a trabajar”. Es cierto que lo superé, no sé cómo.

Fue una tarde en la redacción. La noticia había empezado su circuito horas antes, en la radio y en los noticieros del mediodía de la televisión. En algún lugar del oeste del conurbano bonaerense, un muchacho murió de un disparo en la cara después de que le tirara otro hombre con el que tuvo una discusión en la calle. Ambos iban manejando, alguno hizo una maniobra indebida y todo terminó con un muerto.

No había más que un hecho policial, pero como algo similar había pasado un par de días antes, la noticia se volvió importante. “Fijate si lo podemos producir, hablar con la familia”, llegó la orden. La cumplí.

El teléfono estaba en la guía. Atendió el padre, me contó lo que había pasado. Cuando terminó, lloró. Me dijo que justo ese día su hijo cumplía años, que la agonía había durado una semana y él no se movió de la sala del hospital. Me confesó, ingenuo y desesperado, que los medios eran su última esperanza. Yo apenas si estaba del otro lado del teléfono. Nisiquiera había ido a verlo, a escucharlo en persona. Corté y me puse a escribir, a cumplir con mi trabajo.

Anuncios

Acciones

Information

6 responses

8 11 2006
PS

que cierto es lo que decis. el periodismo de escritorio se impuso para quedarse.

9 11 2006
Clark

Sí, debe ser eso, el periodismo de escritorio…

14 11 2006
luxian

Un muy intesante planteo sobre el “periodismo de escritorio”

1 12 2006
Pablito

No sólo el periodismo de escritorio, sino las historias en sí. Muchas veces terminamos metidos en cosas que te pegan, y cómo te sacás esa sensación de que ese muerto es un ser humano con una familia que lo llora? Cómo hacés para ponerte impermeable a eso? Qué apoyo psicológico te pone el medio cuando te atraviesa una de esas historias? Porque vos la escribís, pero si sos un ser humano te pega.

1 12 2006
Clark

A mí no me sale ponerme impermeable. Y cuando te pega ningún medio te ofrece apoyo psicológico: te la bancás… o no.

30 06 2007
niñoespina

Es así nomás, hay que bancársela solito.

niñoespina

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: