Pensar

12 05 2007

Da una pitada, gira la cabeza para soltar el humo y sin detenerse ve la máquina ahí, sobre una mesa. Es una Underwood, de esas que hasta inspiraron a un poeta. Está intacta a pesar de los años y sus teclas se hunden suaves. Es una pena que no tenga la cinta para ponerle una hoja y probarla.

—Ves, con una de esas aprendí a laburar yo —me dice y le da un golpecito al cigarrillo para tirar la ceniza.

—¿Ah, sí, con una de esas?

—Sí, y no nos equivocábamos, eh.

—¿Cómo que no se equivocaban?

—Y no. Si hacías algo mal había que empezar todo de nuevo.

—Claro.

—La máquina te obligaba a pensar antes de escribir, no como ahora. La verdad, habría que empezar a enseñar de nuevo con máquinas de escribir.

Anuncios

Acciones

Information

18 responses

12 05 2007
Clandestina

¡Por favor!! abandoná las filas de los que proclaman a toda hora “el pasado fue mejor”. Quisiera verte con una máquina de escribir!!!!! Dejá-te-de-joder!!!!

13 05 2007
BJ y el mono

En vez de un sitio de periodismo parece un blog de tango. La mina me dejó, se fue con otro, te acordás hermano, ahora ellos son los que disfrutan. chan-chan. Viejo, cojan un poco más y dejense de joder.

13 05 2007
PS

estuvo bueno.
ves, yo empecé con una remington, y en los tempranos no-ven-ta.
saludos

13 05 2007
1Clandestina1

bueno, bueno… ¡qué sorpresa! ¿una cuasi homónima? jeje… por si se prestara a confusión esa Clandestina y yo, no somos la misma.

Clark, tu post también me recordó la “tara dependencia” de los grabadores, hasta q retornaba la confianza en uno, en nuestros oídos, nuestras notas, nuestro criterio, nuestra habilidad para contar a los otros con palabras propias sin torcer la verdad…

Pensar es un ejercicio en el que deberíamos entrenarnos bastante más, independientemente de la herramienta q utilicemos para darle forma a lo q deseemos transmitir.

Y lo cierto es q creo q las nuevas tecnologías, entre otras cosas, nos entrampan en una lógica más cercana a la repetición -cual loritos prolijos y aplicados- q a los cuestionamientos…

13 05 2007
Pindarello

En la benemérita TEA, nos hacían escribir a máquina los primeros seis meses y la verdad es que igual salimos bastante boludos, con perdón. No fomentó mucho la reflexión. Es cierto sí, que antes escribían con menos errores y más corto.

13 05 2007
1Clandestina1

Clark, que te parece incendiar computadoras, grabadores, rep de mp3, celulares, autos, colectivos, impresoras, relojes, vacunas, anteojos… y así, hasta volver al neolítico y valernos solamente de una piedra y un palito para hacer fuego.

14 05 2007
voyeur

yo arranqué a escribir de chiquito con una olivetti vieja que pertenecía a mi abuelo; la usaba para escribir cartas, me contó y yo imaginé que le escribía a mujeres a escondidas de mi abuela, no sé por qué. pendejadas. ya de más grande, ahorré como un condenado por bastante tiempo para comprarme una pc que se pareciera a mi olivetti porque la de escritorio me rompía soberanamente las pelotas con toda su parafernalia gigantezca. ahora tengo una notebook y es como la hija moderna, la muchacha punk, de mi vieja olivetti que, ahora que recuerdo, debe estar sedienta de tinta debajo del escritorio, todavía en SU lugar dentro del caos de mi habitación; escondida para ser redescubierta.

(sé que el objetivo del post no era el objeto, pero me disparó para ese lado)

14 05 2007
Carlos.

Para mi no es una critica a la tecnología, es una critica sutil a la mierda que hay que leer a diario en muchos medios debido a que sus periodistas no saben o no pueden escribir bien.-

15 05 2007
Clark

Lo dijo Carlos y lo entendió Voyeur (a quien agradezco la anécdota), la idea es que el cambio de instrumento nos hace pensar menos. Es posible que en realidad pensamos más rapido o lo hacemos más en otras cosas. Tal vez algunos piensen menos por otros motivos.
Por favor, no crean que quiero volver a las máquinas de escribir, que en realidad sólo usé un par de veces para algún trabajo escolar. Aunque a veces me dan ganas de agarrar una para escuchar el ruido de las teclas.
Lo del grabador que comenta 1Clandestina1 es otro caso. Conozco gente incapaz de hacer una pregunta si no tiene un grabador prendido, o que al menos se siente muy insegura sin el aparato. Esa es una enseñanza que no voy a olvidar, recibida de un profesor y luego de algunos compañeros: “No uses grabador, tomá notas.” La grabación queda, en todo caso, como resguardo o para entrevistas extensas, quizá para ser más exactos en ciertas notas que nos premiten más tiempo para su escritura.

15 05 2007
entretanto

¿Ya no hay máquinas de escribir en TEA?

15 05 2007
información

Yo quemaría todas las máquinas de escribir y a quienes las defiendan en un acto público en una plaza. Durante 1 año (principios de los 70) mi vieja me obligó a ir a un curso de mecanografía, a mitad de año pasaron la clase del jueves a los sábados a la tarde y mi vieja entendió que era para mi más importante esa clase que los picaditos de los sábados, de allí mis instintos inquisidores y mi odio por la palabra zarzaparrilla (quien haya realizado el curso me entenderá). Lo cierto es que al terminar el curso me regalo una olivetti portatil roja en estuche de igual color con la cual di inició a mi profesión(muchos años después), la que aún conservo, esa no la voy a quemar. Por cierto en un todo se acuerdo con el post, aunque al mismo lo escribiste en la compu e igual nos hizo pensar, recordar y hasta ponernos algo nostalgicos, no?

17 05 2007
Dragon

Entre primer y tercer año de mi secundaria, todavía teníamos mecanografía como materia curricular (años 95-97). Curioso, también teníamos computación, con máquina alumno por medio, cosa que -también para la época- era casi top en la zona.

Siempre fui el único pelotudo que le dio bola a esas clases.

Pero no me arrepiento, aprendí a tipear rápido y eso me dio laburo por años antes de poder dedicarme efectivamente al periodismo. Y claro, también ayuda en este oficio.

Clark, perdón que te saque las ganas, pero si querés saberlo, 30 máquinas de escribir repiqueteando al mismo tiempo son una cagada en la oreja. De veras, no es ni de cerca lo romántico que te parece.

17 05 2007
Pablo

Entretanto: no, ahora la mitad de la redacción tiene PCs tipo 486 con windows 98. La otra mitad son máquinas de pantalla monocromo con wordperfect!

Yo recuerdo cuando era chico mi mamá tenía una Olivetti portátil, de esas marrón clarito (café con leche, digamos) de plástico, que se le ponía una tapa y parecía un portafolios. Ahí escribí mis primeros garabatos. Mi primer cuento a los 8 años.

Hoy hasta ella usa una computadora, pero lo sigue haciendo con paciencia y meditación al pensar las palabras, como un arte de relojero, pieza por pieza.

No creo que los periodistas no puedan escribir bien, creo que no te dan tiempo para hacerlo. Nadie puede tomarse hoy esos tiempos, todo va a mil y si antes lo inmediato se daba desde la voz y la imagen, hoy la gráfica compite con eso desde los medios digitales. Es escribir lo que sale, sin meditar.

28 05 2007
Eduardo Fabregat

Si escribís bien, escribís bien en una PC con el mejor teclado y procesador de texto, en una Olivetti eléctrica, una Remington, un rifle Remington o picando con un punzón sobre una tablilla de piedra. Y si escribís mal, escribís mal y punto: no hay meditación ni pensamiento previo que te salve. En todo caso, la PC te agiliza el entrenamiento.
En las viejas redacciones, sin procesador de texto: liquid paper, fibrón negro para tachar, marcador rojo para corregir, lapicera, tijera y cinta por si tenías que hacer lo que después se llamó “cut and paste” y paciencia. Y costaba tener paciencia con el sonido de las máquinas de escribir al palo: tecleo furioso, campanilleo de “fin de línea” constante y golpe violento del carro contra su tope, multiplicado por 30 y no precisamente en sincro. Te taladraba el marote casi tanto como el jefe de cierre.

29 05 2007
Clark

Eduardo, estoy de acuerdo. Como aquello de Arlt: “Cuando se tiene algo que decir [podríamos agregar: “y se es capaz de decirlo”], se escribe en cualquier parte. Sobre una bobina de papel o en un cuarto infernal. Dios o el Diablo están junto a uno dictándole inefables palabras.”

Me salió escribir el post porque últimamente veo que hay muchos recién llegados al oficio que escriben con los codos y que encima se niegan a la lectura. Por ejemplo, en la facultad tenía una compañera que es inteligente, que se recibió en el tiempo ideal y que tuvo la posibilidad de tener algo de experiencia, pero decía que no le gustaba leer. Eso no lo entiendo.

Un saludo y gracias por el comentario.

31 05 2007
información

ta¨ bien ¨Fravega¨ volvé a tus electrodomesticos.

1 06 2007
Eduardo Fabregat

Guau, “información”, nunca me habían hecho ese chiste… mirá que sos original, ¿eh?

14 06 2007
nano

coincido con los tradicionalistas. tuve mis momentos “encendidos” en los que escribía la nota de una en la máquina de escribir, pensando bien para no corregir, y no hacía falta corregir.

ahora, las posibilidades de la PC fomentan la pereza, y los errores. es más difícil escribir corto, y corregís siempre. pero igual aparecen errores impresos.

un clásico de los diarios es la repetición de elementos: “mientras tanto, el ministro leía entretanto…”, cambian de idea mientras escriben y se olvidan de borrar. y como ya nadie revisa…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: