Cacería

14 06 2007

Lo anunciaron como una exclusiva: “Hablamos con Facundo Macarrón”, dijeron. Pero era una estafa en todo sentido. Un engaño al público y al mismo Macarrón. Es que el programa La Liga, de Telefe, decía haber conseguido lo que todos querían: la palabra del acusado (en realidad imputado por una sospecha leve) de haber abusado de su madre y luego matarla.

En realidad, lo que La Liga mostraba el martes pasado al final de un extenso informe sobre el asesinato de Nora Dalmasso era a María Julia Oliván sin micrófono y con una cámara que la tomaba desde al menos unas cuantas decenas de metros de distancia mientras abordaba a Facundo Macarrón cuando llegaba o se iba de una universidad. El procedimiento era igual al de cualquier cámara oculta y por ello desleal con el entrevistado, que no era tal porque no estaba al tanto de que lo filmaban. En este caso la utilización de ese recurso es imposible de justificar ya que ni siquiera es puesto en escena para la obtención de información de interés público. Al menos Oliván quedó en ridículo por la falta de información demostrada y las respuestas recibidas.

La cacería que los medios iniciaron con el hijo de Dalmasso como presa es analizada hoy en la tapa de Página/12. Se trata de una iniciativa valiosa a pesar de que el diario es incapaz de la mínima autocrítica. Allí, la nota de Mario Wainfeld se ocupa de aclarar que, aunque el tratamiento mediático se olvide, Facundo Macarrón es, como todos, inocente:

“¿Sos inocente?”, le preguntan varios movileros mientras lo encierran.

Algunos, más lanzados, optan por “¿La mataste, Facundo?”

Habría que repasar los anales del periodismo internacional para precisar cuántas veces se obtuvo una confesión así, de alguien que va a “estar a derecho” en tribunales, con asesoramiento jurídico. No hace falta ser un iniciado para concluir que las chances son irrisorias. La pregunta no es tal, es un modo tortuoso de acusación. Hay otros, claro.


Acciones

Information

11 responses

14 06 2007
Juan Pablo

Clark. Me gusta el post, está buena tu observación. La pregunta sobre el caso Dalmasso es ¿cómo es posible que este caso se instale de un modo tan agobiante en la agenda? ¿por qué? Soy consciente de que eso merecía un post más extenso, pero sería bueno intentar con algunas puntas…

Te mando un abrazo

15 06 2007
Clark

Gracias Juan Pablo.

Sí, haría falta un análisis más bien extenso, supongo. En principio, tal vez sean una serie de factores que fueron potenciándose: fue en un country igual que el también mediático asesinato de María Marta García Belsunce (habría que analizar ese caso); hay una investigación que no dio respuestas rápidas porque no supo, no pudo o no quiso, que aumentó el interés; las fantasías morbosas en torno al homicidio relacionado a cuestiones sexuales (ya haya sido una violación o luego de relaciones consentidas); los rumores sobre supuestos amantes; un viudo que se prestó a dar una conferencia de prensa poco después del asesinato, y todo lo que eso tiene de privado y, por eso, de morboso.

Pero es posible que esas sean explicaciones desde una posición, digamos, demasiado periodística. Por qué tantos medios coinciden en cederle una buena cantidad de tiempo o espacio debe tener que ver con que se repiten y si la competencia sacó media página entonces yo saco una entera, porque encuentro todos los factores anteriores para sostener esa postura.

Y no obstante los medios y los periodistas tampoco somos monstruos aislados de la sociedad. El otro día me pasó algo que me asustó: ya harto del caso Dalmasso y de lo que pasaba y dejaba de pasar con Facundo, viajé casualmente en un colectivo en el que también iban tres maestras. Compartí el trayecto por unos 20 minutos y no pararon un segundo de hablar del caso, de hacer conjeturas, de competir por cuál de las tres sabía más y tenía la mejor teoría, de juzgar al pibe, al padre, a la muerta y a Río Cuarto. Y seguro siguieron la discusión con las demás colegas en la sala de profesores de la escuela y en el recreo. O sea, tampoco es cuestión de cuestionar sólo a los medios.

PD: Al fnal, mirá lo que me hiciste escribir.

15 06 2007
Eduardo Fabregat

Lo de Oliván fue increíble. Lo paró al pibe, se identificó y le preguntó: “¿Qué sentís frente a esta acusación?”. Es cierto, es un poco menos bestial que los movileros que le tiran un “¿La mataste, Facundo?”. Pero no menos idiota.

15 06 2007
chancha

Comparto plenamente en que estos casos tienen todos los elementos de la tragedia griega.
Además el crimen en la clase alta es novedad. Un delincuente de clase baja es como una redundancia para las noticias que estamos acostumbrados a consumir. Además que Facundo tenga una orientacion sexual no tradicional (gay, va)da un cotilleo extra que es disparador de teorias varias. Chiche abiertamente agradecido, me imagino (y el resto de los medios tambien, no por otra cosa, sale una nota autorreferencial como “el abrazo de los medios”).

15 06 2007
Ariel

Y bueno, si tres maestras van en colectivo haciendo su hipótesis, yo no quisiera ser menos.
Para mí tiene mucha difusión por los argumentos antes mencionados y por un detalle más. Según se dijo en el principio del caso (y luego no se retomó), Macarrón padre es testaferro de media Córdoba. Ella pidió el divorcio y la división de los bienes gananciales, y los dueños de Córdoba no se lo perdonaron. Ahora, que los jueces tienen o tienen que encontrar un culpable, tiran globos de ensayo más y menos plausibles. Primero fue el albañil y tuvieron que desistir: el pueblo no se lo creyó. Ahora buscan al culpable por el lado de la familia, lo que es harto verosímil, claro que empiezan por la parte más fina del hilo. Es parecido al caso de María Marta, donde al parecer, el único que caerá será el marido (¿¡y el hermano y su bala-pituto!?). O parecido, si quieren, a los Shoklender, caso del que sólo salió a la luz el parricidio y matricidio, pero no los tongos de tráficos de armas.
Redondenado: no pueden tapar el sol con las manos, y necesitan de un chivo expiatorio más o menos consensuado. Y ésa es una de las funciones de la prensa: crear consensos.

16 06 2007
adivinador

Supongo que igual que a muchos de ustedes, me resulta espantoso especular sobre el caso. La verdad es que mataron a una mujer, tema sobre el que nadie habla, y solo interesan los detalles morbosos del crimen, que desde el principio tiene muchos, y ahora se agrega el incesto y la homosexualidad.

Marcelo Moreno en su blog de Clarìn hizo un comentario titulado ” A Norita se la cargò el nene?”…Quiero decir: Que cada cual hable de lo que quiera, pero cuando descubramos morbo, banalidad, “tinelismo” en el pùblico, no le carguemos toda la culpa a los Gelblung.

El caso Dalmassso demuestra que casi todos estàn en el horno.

17 06 2007
Juan Pablo

Al final te hice escribir. Pero valió la pena. Gracias!

19 06 2007
malena

Sí, cuando lo vi pensé lo mismo. Oliván y sus ya clásicos “¿Qué sentís?”. Y no avisarle que lo estaban filmando. La Liga está cada vez peor. Encima hay que soportar también la voz en off de Oliván que es muy molesta.

20 06 2007
Maximus

Son mundiales…tendría que haberle contestado: “No muy bien, tené en cuenta que mi madre es hoy en día un fiambre frío y necroso y yo estoy imputado de su homicidio, mientras todos me señalan como un puto cínico y asesino. Te cerró, no? pedazo de pastenaca”.

22 06 2007
pablo

Un tema técnico: Olivan tenia un microfono oculto entre sus ropas, y una camara oculta en la distancia. El logro vale. Las preguntas y la parte ética del asunto no cotizan en bolsa. La tele K no soporta ninguna investigacion seria sobre corrupcion. Sólo estas cortinas de humo para que la gilada se entretanga con las vidas ajenas. Como bien dijo alguien acá, el costado corrupto-público de estos crimenes es lo que menos aparece. (Testaferro Macarrón, Lavado de guita García Belsunce, Massera Schoklender, etc)

4 07 2007
francesca

tarde…pero hasta ahora casi que habìa escuchado solo elogios a olivan por esta nota. una vez mas, el periodismo mas ocupado en vigilar y espiar con tacticas policiacas, antes que informar y contar buenas historias.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: