Percepción

30 08 2007

Muchos dirán que poca o nula importancia tiene lo que los demás piensen de uno. Pero en este oficio, la percepción que tienen los otros —el público, los lectores— de quienes lo ejercemos, logra una relevancia que no tiene en el caso, por ejemplo, de los bioquímicos. De un modo u otro, la realidad que tratan de reflejar esos estudios que cada tanto aparecen y dicen que “la gente” cree cada vez más en los medios para desdeñar a, digamos, la Iglesia, o por el contrario deja de creerle a los diarios para abrazarse ciegamente a, deliremos, los partidos políticos deberían importarnos al menos un poco a los periodistas.

La cuestión es que un visitante del blog dejó un par de comentarios que me llamaron la atención pero que habrán sido poco leídos porque están en un sector no muy visitado. Dice Luis:

Si en el pais existe una profesion privilegiada es la del periodismo.
Partimos de que pueden decir lo que se les antoja en nombre de la “libertad de prensa”
Ningun Juez se anima a juzgarlos porque sino, se verian practicamente juzgados por los medios
Tienen acceso a todo, llamense espectaculos, congresos, fiestas, etc gracias a un carnecito que exhiben orgullosamente.
Se autoagasajan en “entregas de premios” televisadas, publicadas en los diarios, y en todos los medios periodisticos.
Son exhibicionistas, verdaderas “estrellas”, ya que se “producen” para aparecer publicamente.
No poseen un tribunal de etica profesional como lo tienen los medicos, abogados, contadores, y todos los profesionales que actuan en el país.
Se transforman de la noche a la mañana en ESCRITORES, publicando libros de dudosa calidad, creyendose los “Sabatos” o Borges de este Siglo.
En fin no son nada mejor que cada uno de nosotros los simple Ciudadanos de este País, pero – eso sí – con demasiados privilegios.

Así nomás resultó chocante, claro. Pero minutos después dejó otro con el que demostraba que lo suyo no era un ataque:

Como no soy periodista, me falto dejar claro una cosa:
Que cuando hablo de periodismo hablo del periodismo mediatico, el que vemos en la television o leemos en los diarios.
Se que hay una generacion de jovenes que empiezan de muy abajo.
Por eso que esa humilde vision sobre el periodismo que realizo en el comentario anterior me gustaria en pocos años verla desterrada por aquellos que silenciosamente estudian y trabajan sin las camaras ni microfonos pero que desean como yo un periodismo distinto, reitero, sin privilegios.

Pues eso, de algún modo debería importarnos. Sobre todo porque aquellos privilegios, por ejemplo, son de una minoría y sin embargo parecen ensuciarnos a todos.

Anuncios




Cámara

22 08 2007

La última marcha de los gremios y la oposición en Santa Cruz pudo ser “masiva” como dice Clarín y su reclamo “fuerte” como señala La Nación. Pero veía ayer Telenoche, que pasaba una vez más el video que logró OPI Santa Cruz de la embestida de Daniel Varizat, junto a una nueva secuencia desde otro ángulo, y pensaba que, en términos mediáticos, la oposición tuvo suerte de que al menos una cámara estuviera filmando. Porque hubiese sido más difícil llegar a las tapas de los diarios nacionales, Página/12 incluido, sin la camioneta avanzando contra los manifestantes en millones de televisores y computadoras. Sin esa imagen “fuerte”, acompañada de los gritos de miedo de los manifestantes y los “hijo de puta, hijo de puta” contra el ex funcionario. La cámara de un aficionado se sumó a la lógica de los medios audiovisuales para determinar la agenda de los principales diarios.





Generaciones

15 08 2007

Escuchaba hace poco a una periodista de unos 50 años, ex desaparecida durante la última dictadura militar, haciendo una diferencia entre los jóvenes periodistas de “su época” y aquellos que se iniciaron en el oficio en los últimos 15 años. Sus coetáneos, decía, veían a la profesión como un medio para llegar a un fin. Eran periodistas militantes. Mientras que, para ella, las nuevas generaciones ven al periodismo como un fin en sí mismo, les importa sólo “estar en el medio” y sus supuestos beneficios. Eso, que no buscan una “transformación de la sociedad” por medio de la comunicación, contaba, le da tristeza. No me convenció del todo.