Identidad

20 09 2008

Empiezo por lo que no van a encontrar acá: explicaciones de por qué desaparecí por unos seis meses. No sé si a alguien le importa y en todo caso creo que ni yo estoy del todo seguro de cuáles fueron los motivos. Por qué vuelvo ya es otra cosa. Hubo un par de cambios, tengo algo de ganas y tuve dos encuentros que terminaron de empujarme a volver a intentar el garabateo de un post cada tanto.

Y resulta que se me ocurre retomar esto cuando el medio, el ambiente, el periodismo todo parece conmocionado por la pelea entre Osvaldo Bazán y Gabriela Esquivada entorno al ¿control? de la sección Cultura del diario Crítica de la Argentina. Tampoco habrá aquí nada nuevo sobre el asunto. Pero sirve como anzuelo en busca de lectores desprevenidos arrastrados hasta aquí por Google.

Al final, estamos atentos a esa correspondencia que alguna vez fue privada como otros ante la pelea entre dos gatos de Tinelli en el programa de Rial. Es que en realidad más de uno debe pasar las páginas de Cultura demasiado rápido, como si temieran contagiarse algo de sólo mirarlas. Tampoco yo leí la sección completa una sola vez. Ni la de Crítica ni otra. Hace años era capaz de leer entero un Radar Libros, pero después se me pasó.

Es más interesante eso de si está bien reproducir un mail privado. Digo: teniendo en cuenta que en esta ocasión no hay ningún interés público de por medio. O, yendo más allá, pensar qué tan privado era el mail. O cómo se filtro, por qué, para qué. Y también lo leí, eh. Vamos, que es hasta instructivo. Samurai dice que enseña más sobre el periodismo que un año en TEA. Y sí. Por ahí Herbie le contestaba que hasta un viaje en colectivo enseña más que un año en TEA. Y también. Si estudiás en TEA, trata de viajar mucho en bondi.

Mientras se pelean o por lo menos se mandan mails, me divierto imaginando a Lanata quebrándose de risa por la situación o lamentándose. Ambas posibilidades me divierten. Y en el pasante abnegado del que habla Bazán. A ése sí que la curva de explotación/aprendizaje lo favorece.

El comienzo de todo fue la necesidad de cambios en Crítica. Algunos le reclaman una identidad propia y le cuestionan que no tenga claro a quién le habla. ¿Al tipo que mira a Tinelli con esas doble páginas sobre Bailando por un sueño? ¿A la “izquierda caviar” (Verbitsky dixit y, tal vez, tema para otro post) con las columnas de Caparrós? ¿Al opositor que busca algo en contra del Gobierno y que también podría leer La Nación o Perfil? ¿A los que no se aguantan los quince días que hay entre las ediciones de Barcelona?

Un ejemplo de la confusión se publicó hoy, en la nota sobre la posibilidad de que Juampi Cafiero vuele al Vaticano como embajador. Algún ingenioso la tituló “Qué dirá el Santo Padre”. Otro creativo le puso el mismo título en Página|12.

Anuncios

Acciones

Information

10 responses

21 09 2008
Irina

Está pésimo reproducir un mail privado. Igual de paupérrimo es tomarlo como noticia. Quizás una pastilla comentando que en Crítica la sección de cultura tiene algunos problemas estos días sería lo único atinado de comentar en los blogs que recorren la actualidad periodística.

Pero de ahí a reproducir un texto (que se supone verificado), que injuria a diferentes personas y que pone al descubierto algo totalmente privado, hay un trecho.

Espero que TEA no enseñe eso. Con respecto al bondi, ese sería el único lugar autorizado para enterarnos de estas cosas. Siempre quedándonos con la duda si la conversación robada del asiento de adelante era cierta, y seguramente olvidando el asunto a las dos cuadras de haber bajado.

El radiopasillo tomó lugar de primicia y noticia. Habiendo tantas cosas importantes para contar.

25 09 2008
AEZ

Bienvenido de vuelta. (Era hora.)

Y sobre el post: me imagino que nunca estuvo la intención de que fuera un intercambio privado de correos. Lo cual sería bastante lamentable. Y sinceramente, si les sacás las plumas ahí tenés (me parece) una interesante la discusión sobre qué hacer con las páginas de Cultura.

25 09 2008
Clark

@Irina: claro, es al menos cuestionable la publicación del mail, si es que era privado. Aunque un par dudamos de eso…

@AEZ: gracias por la bienvenida. Y sí, es feo eso de filtrar esas cosas (porque no son ni discusiones) de ese modo. Una duda, eso que se ve en los mails, entre tanto plumaje, ¿es la consecuencia de lo que sucede con muchas cadenas de comentarios en los blogs, transformadas en una pila de insultos y acusaciones, o es la causa?

2 10 2008
Eduardo Fabregat

A mí la cadenita de mails me termin{o dando como vergüenza ajena, y abandoné la lectura. Igual, Clark, supongo que eso de “el periodismo todo parece conmocionado…” es una ironía: lo comentamos entre algunos en la sección, pero en la mesa de edición, por ejemplo, ni se mencionó.

2 10 2008
Clark

Sí, claro que es una ironía. Esa misma vergüenza ajena que produce limita la posibilidad de hacer comentarios.

Un saludo y me alegro de que sigas ahí como lector.

2 10 2008
quichicientos

loco, qué bueno el retorno. me pongo a leer.

3 10 2008
Clark

Me alegro de que te alegres.

15 11 2008
Romper « Sólo un oscuro periodista

[…] 15 11 2008 Me acordaba, no sé por qué, de aquel post que surgió luego de las escenas cabareteras que desde Crítica de la Argentina tomaban algunos […]

25 11 2008
Pol

Qué costumbre esta de pegarle a TEA, como si otros lugares donde “enseñan periodismo” fueran mejores… y no lo digo sólo porque haya cursado ahí, sino porque hasta que me cambien de turno veía a diario lo que eran los pibes de otros lados.

TEA tiene muchas falencias, pero ahí, si te gusta lo que hacés, aprendés y mucho. Y aprendés de gente que labura en medios, no de boludos que se quedaron en la teoría. Hay que bajar un poquito los niveles de soberbia, que acá nadie ganó el Pulitzer.

25 11 2008
Clark

Capaz que se le pega a TEA porque es lo que hay más a mano. Pero si lo critico es, por un lado, porque las cosas parecen funcionar ahí haciendo que a muchos (nótese el uso de muchos) de los estudiantes les cueste demasiado despegarse de las costumbres que traen de la escuela secundaria. Entonces hay profesores a los que convencen de que no los desaprueben en lugar de preocuparse por estudiar o hacer un buen trabajo práctico, se quejan si tienen que leer un libro (y recuerdo el caso de alguien que me comentaba que un profesor les “recomendó” leer Operación Masacre pero la mayoría de la comisión prefirió no darle bola) y por ese mismo rechazo a la lectura escriben con los codos. Otros creen que pasar tres años por ahí es el camino seguro hacia la fama… Claro que hay de todo. Pero por eso, de todo.
Ah, entre los “boludos que se quedaron en la teoría” también hay de todo.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: