Recoleta

22 10 2008

Ayer por la noche, un par de horas después de que el Gobierno anunciara el fin de las AFJP, escuché el comentario (el comentario real, no un comment) de que había tenues, tímidos cacerolazos.
—¿En serio? —fue mi respuesta y pregunta retórica a la vez.
—Sí, me lo acaba de decir A..
—Ah, pero A. vive en Recoleta, ¿no? Encima que les salvan la jubilación se quejan…

Mientras, pensaba que dado lo escaso del fenómeno cacerolero y la aparente alienación de sus protagonistas, la mejor opción para oponérseles era ignorarlos. Pero ahora creo que es preferible hacer algo así.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: