Pajeros

19 12 2007

Desinformado sobre ciertas cuestiones me preguntaba por qué surgía tanto —bah, más del normal— interés repentino en leer un post titulado Maestras y qué motivaba a que la mayoría de los lectores que caía acá lo hacía buscando “maestras” en los buscadores. Acabo de darme cuenta de que poco les importa la educación o algo parecido, son pajeros nomás. Ya sabén, acá no es, prueben en otro lado.

maestras1.jpg

Anuncios




Balacera

28 11 2007

Leí Bolivia Construcciones, de Sergio Di Nucci, atraído por la trama de la novela (un boliviano que llega a Buenos Aires para encontrarse con sus paisanos y trabajar como albañil), sin que me importara la discusión sobre si la mitad de la obra había sido plagiada o fruto de un ejercicio de intertextualidad, y porque me hice del libro sin pagar por él. La cuestión es que terminé subrayándole el siguiente fragmento:

Fuimos a un bar en Once. Ya me empezaba a acostumbrar a la zona del Abasto. Ahí lo vimos por Crónica TV: Tiroteo en el Bajo Flores. La cámara estaba lejos, pero en el fondo se veía la calle, iluminada, a donde íbamos a ir. (…)

En la televisión mostraban un templo de los evangelistas, y después, como asociando las dos cosas, que les parecían religiosas, los periodistas decían que era la procesión del Señor de los Milagros, que dos bandas se habían cruzado disparos justo cuando marchaba la gente cantando con las imágenes y el cura y el incienso.

—¿Había mucha gente en la balacera? —preguntó el cronista.

—Error, Error —interrumpía Pedro, hablándoles a todos en el bar—. Cree que “balacera” es una palabra boliviana. O peruana.





Maestras

20 11 2007

Si hay (¿hay?) hoy un debate sobre los medios que se repita, ese es el que habla de los contenidos de la televisión, sobre todo de la abierta. Ese que se cierra cuando de un lado se sostiene que la TV es una basura y del otro se contesta que el público quiere esa basura. A eso han llevado los múltiples concursos tinellianos.

El burlarse del otro y la denigración de la mujer, a veces para colmo con la anuencia de la mujer, son la norma para Marcelo. La cuestión es que quienes participan en la discusión demuestran que no comprenden el fenómeno. Porque mientras se levantan las voces culturosas para criticar, el rating no para de subir, los SMS para votar por el gato del momento se envían uno tras otro y al día siguiente de la emisión es tema de conversación si tal debía ganar o si fulana está acomodada.

Todo esto porque pensaba que la bola de mierda, que tampoco comprendo, podía pararse, por ejemplo, en la escuela. Hoy me convencí de que no, que la visión de fin del mundo que se me aparece a veces podría ser una realidad. Fue cuando subieron al bondi de las 7.30 tres maestras de escuela pública rumbo a dar clase. Las tres muy parecidas, bien maquilladas —alguna en exceso— y repartiendo sus perfumes penetrantes por donde pasaran. Una se sentó mientras explicaba que estaba muerta de sueño porque anoche se había quedado viendo Patinando por un sueño. Otra le preguntó quién se había ido del programa. Y la tercera cerró con un “claro, ya sabía que se iba a ir Guercio”.

PD: Sí, volví. No sé hasta cuándo. Gracias a los que preguntaron por la ausencia. Sepan que los recuerdo, sobre todo porque fueron tres.





Convocatoria

31 07 2007

Salió ya en otro blog, que lo levantó de un segundo blog. Y en un blog que lo tomó del blog que lo publicó por primera vez. También dejaron un comentario en este blog sobre la cuestión. Pero vale la pena la repetición, para difundir la iniciativa, relacionada con algo de lo que ya se habló aquí.

La Naranja de Prensa invita a un plenario el sábado 4 de agosto a las 12, en el Centro Cultural 20 de diciembre (Ituzaingó 747), para debatir la conformación de una lista opositora en las elecciones de la Utpba que se celebrarán el 27 y el 28 de septiembre. No hay un solo nombre de quienes impulsan la idea, algo que agradeceríamos los que no los conocemos, aunque es un detalle menor teniendo en cuenta que en el plenario se les podrá ver las caras.

Algunos fragmentos del texto que acompaña la convocatoria:

La realización de paritarias donde se impongan salarios básicos de convenio para todos los trabajadores de prensa tiene una importancia fundamental. Por eso resulta criminal la política de la actual conducción de la UTPBA de mantener al gremio fuera de las paritarias (quizá el único caso en todo el país) con el argumento de que “es mejor pelear por empresa” cuando, además, no impulsan ninguna “lucha por empresa” sino que, en el mejor de los casos, simplemente “acompañan” las que deciden los compañeros de cada medio.Las paritarias son decisivas para que haya un mínimo de convenio y una escala de categorías que comience con un salario igual a la canasta familiar (hoy de 2.500 pesos). (…) Esto se puede lograr. Para eso es necesario cambiar la política. Hay que quebrar la decisión consciente de la actual directiva de aislar a los trabajadores y delegados en cada empresa.

La política de la burocracia que se enquistó en la UTPBA hace 23 años es la opuesta. No convoca a reuniones del Cuerpo de Delegados desde hace 16 años. Ya nadie recuerda la realización de una asamblea del gremio destinada a discutir salarios o condiciones de trabajo.

Desde hace muchos años, la actual conducción quiso imponer la idea entre los trabajadores del gremio de que éste tiene vida porque uno o dos directivos “recorren” las empresas y se ponen “a disposición” de los compañeros cuando “pasa algo”.





Fútbol

29 06 2007

Después de tanta idiotez dicha y escrita sobre la violencia en el fútbol, sobre el folcklore futbolero y la sociedad violenta que lo rodea, y —aunque tiene poco que ver— para los que creen que critico a Página/12 porque sí, recomiendo la contratapa de hoy de Fernando D’addario, que empieza así:

El lunes pasado fui a ver Nueva Chicago-Tigre, sin ser hincha de ninguno de los dos equipos. El interés por el partido tenía un innegable ingrediente deportivo –la definición del último descenso al Nacional B–, pero respondía también a una realidad extrafutbolística: se trataba, a priori, de un choque caliente, dentro y fuera de la cancha. Llegué a Mataderos guiado por esa clase de adrenalina que convoca silenciosamente a la violencia.





Volvió

17 02 2007

Parece que leyó, y con atención. Sobre todo eso de que a veces es tan sencillo como hacer click en publicar. Después hay que hacerse cargo, claro, pero para él, aparentemente, no es problema. Así que Papipo volvió. Sí, eso. Sus primeras palabras en su Del ½ (recargado):

Damas, caballeros y por qué no niños y niñas: suponía que mis vacaciones y posterior fallecimiento pasarían desapercibidos, pero no. Post y comentarios en blog ajenos, emails, SMS, mensajes y hasta amenazas personales para que no me bajara de la blogosfera me empujaron a recargarme. Como quemé el anterior delmedio.blogspot vuelvo con esta nueva URL. Y ahora a postear.

Bienvenido. Aunque, en realidad, nunca se fue.





Parquet

11 02 2007

A ver. ¿Cómo hacer para escribir sin meterse en quilombos con esta gente? Ay, ya empecé mal. Porque más de uno preguntaría por qué me refiero así, tal vez despectivamente, a “esta gente”. Y por qué hablo de “quilombos” en vez de problemas, por ejemplo.

Me explico: no soy gorila. Es decir, no soy antiperonista. Y si algo me molesta del peronismo, no es su base popular ni la aceptación o pasión, según el caso, que tiene o tenía —otra discusión en la que no quiero enlodarme ahora— entre los trabajadores. No.

Todo esto para evitar que se malinterprete lo que sigue. Para decir que la historia según la cual quienes recibían viviendas durante alguno de los gobiernos de Perón levantaban el parquet y lo quemaban en el fuego de un asado es, para mí, una muy buena y efectiva leyenda urbana. Porque sirvió en principio para que los antiperonistas atacaran a los peronistas. Pero también logró otros significados, y los seguidores del General (¿está bien la mayúscula?) la utilizan para defenderse: “Ven, los oligarcas nos atacan con esas mentiras”.

La cuestión es que me reencontré con una canción de la banda DDT (ex Demonios de Tazmania), de su disco Rocketer, llamada El último grito de la moda (disponible para escuchar más abajo), que contiene una interesante lectura política condensada en un pegadizo estribillo. El tema pone en palabras —muy pocas, es cierto— el clima político que se respira, parecido a la vuelta a ciertos antagonismos con pocas ganas de desaparecer. Nos muestra que la leyenda del asado con el parquet todavía mantiene alguna vigencia, a pesar de los menús previos. Algo que, en parte, se verifica en ese vuelo de acusaciones de un lado a otro: “Usted se caga en la República”, “Ustedes son el pasado”, “¡Autoritario!”, “¡Los estoy sacando del infierno!”. Y así. El mérito de DDT es mayor porque la letra fue compuesta en 2002, cuando ese clima ni se adivinaba.